Debido a las limitaciones de movimientos como consecuencia de la pandemia COVID-19, el Cristo de la Agonía de Cebolla no pudo procesionar entre los feligreses de este municipio toledano. Estaba previsto que tras su restauración volviera a Cebolla para Semana Santa, pero el coronavirus ha retrasado su llegada hasta el 10 de septiembre.

La encargada de su restauración ha sido Noemí Sierra, de Fondo Blanco Conservación, Arte & Restauración, que ha explicado las claves de este minucioso y delicado proyecto de conservación y restauración de esta talla de madera de principios del siglo XVII.

“Fue un acto muy emotivo”, comenta Noemí Sierra, porque “en Cebolla me siento como en casa”. En ese clima de confianza, expuso las claves de la restauración del Cristo que, como consecuencia de la oxidación del barniz protector, y a que la talla estaba totalmente repintada, “el trabajo de restauración ha sido muy laborioso, pues la intervención se ha realizado de forma muy minuciosa y mecánica, mediante el uso del bisturí”.

Además de las anteriores alteraciones, a la obra le faltaban algunos dedos de la mano, y se podía observar un importante desgaste de la pintura de los pies, pero lo realmente llamativo, además de mejorar la corona de espinas, ha sido la nueva sentencia de Cristo, elaborada por Noemí Sierra, imitando la que pudo ser la sentencia original de Cristo en los idiomas latín, griego y hebrero. Esta restauración devuelve al Cristo de la Agonía el esplendor que se merece, y además, ha sido decisiva para poder conservar la obra en buen estado.

Al acto acudieron Silvia Díaz del Fresno, alcaldesa de Cebolla, Juan Ignacio López Serrano, Párroco de San Cipriano, la junta directiva de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Agonía, y un nutrido grupo de feligreses y vecinos de este municipio toledano de Cebolla. A todos ellos acabó felicitando Noemí Sierra, no solo por su pasión por el patrimonio y su empeño en conservarlo, sino por no perderse esta conferencia a pesar de la complicada situación provocada por la pandemia, la distancia social y las mascarillas.